El director general del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas ha destacado que el futuro de nuestro país ha de pasar por la educación y la formación de los jóvenes

22/05/12

Miguel Ángel García Martín ha destacado el 18 de mayo en el acto de clausura del Congreso Escuela Eficaz que se ha celebrado en la Universidad Complutense, que el futuro de nuestro país ha de pasar inevitablemente por la educación y la formación de nuestros jóvenes.

Para Miguel Ángel García los resultados de los binomios formación-empleo y formación-oportunidades son evidentes. "El colectivo de personas sin estudios es el que registra una tasa de paro más alta, un 53%, seguido de quienes sólo realizaron estudios primarios, cuya tasa de desempleo alcanza el 36,2%". Sin embargo precisó que la tasa de paro entre los que cuentan con un doctorado se sitúa en el 3,8% y la de aquellos que han cursado estudios superiores, es del 14,4%.

Respecto al fomento del empleo expresó su total confianza en el papel que desempeñan los emprendedores y los autónomos "porque son ellos los que constituyen la principal palanca de cambio que España necesita para salir de la crisis. Hay que dar oportunidades a los jóvenes, fomentando la cultura del emprendimiento para que consideren el autoempleo una fórmula válida para labrarse un futuro profesional".

En el primer trimestre del año, según la Encuesta de Población Activa, se ha registrado un incremento de 46.300 autónomos. "Por ello -añadió- debemos incentivar la cultura del emprendimiento como una alternativa laboral, dado que deriva en la creación de puestos de trabajo".

En el ámbito de la economía Social Miguel Ángel García destacó la importancia de las cooperativas de enseñanza, definidas por algunos como "la tercera vía de nuestro sistema educativo". En España existen alrededor de 550 Cooperativas de Enseñanza y Centros Educativos de Economía Social, que ocupan a más de 9.400 socios trabajadores cooperativistas, que dan empleo a 12.250 trabajadores contratados y agrupan a más de 217.000 alumnos y 170.000 familias.

Concluyó su intervención destacando el valor de la responsabilidad social empresarial al gestionar un centro educativo, porque genera compromiso y motivación, ayuda en la utilización eficaz de los recursos e incrementa la confianza hacia la empresa mejorando su imagen